La Cara B / El cártel de Los Felinos

En economía se denomina cartel o cártel a los acuerdos que celebran las empresas del mismo sector con el fin de reducir o eliminar la competencia en un determinado rubro o territorio del mercado. Los carteles están encaminados a desarrollar un control sobre la producción y la distribución, de tal manera que mediante la ilícita colusión de intereses, crean una estructura monopólica, obteniendo un poder sobre el mercado en el cual obtienen los mayores beneficios posibles, en perjuicio de los consumidores. Ejemplos de cárteles abundan en México, tanto legales como ilegales. Entre los más famosos, los ilegales, tenemos los tan conocidos como el Cártel de Sinaloa, el Cártel del Golfo y el Cártel de los Zetas. Los legales, más disimulados, pero tan dañinos como los anteriores, son los que nos dan televisión de basura, nos hacen pagar los teléfonos más caros, las líneas aéreas más caras e ineficientes, las tasas de interés más caras en los préstamos, nos suben el precio de la tortilla, etc. Los cárteles han crecido en México desde hace varias décadas, pero con las administraciones panistas han ganado especial virulencia y fama: Carlos Slim, El Chapo Guzmán, Salinas Pliego, Lorenzo Zambrano, Roberto González, por poner un ejemplo, son nombres que van indisolublemente unidos a los correspondientes cárteles de los teléfonos, la droga, la televisión, el cemento y la banca. Han florecido y se han potenciado de forma escandalosa los últimos doce años. Han pasado de ser los oscuros personajes que mueven sus influencias cerca del gobierno, a los conocidos protagonistas del poder y la gloria. Descritos en revistas nacionales e internacionales, por ahí bailan sus nombres junto a los líderes de la política y la farándula, disfrutando de la vida mientras que lucran de la sangre, o del el sudor, o de las lágrimas de los mexicanos. Consciente una parte de la clase política de este vergonzoso concubinato, el Presidente Peña Nieto les ha enseñado los dientes, y ha anunciado que va sobre ellos. Su nombre ahora no es “Cártel”; en el diccionario político son denominados “Poderes fácticos”. Veremos si el Presidente cumple y les pone rienda y freno.

En Los Cabos también tenemos nuestro Cártel. Lo hemos denominado el de “Los Felinos” porque en él abundan figuras semejantes a este tipo de animales, jugando en el organigrama cada uno su papel específico. Los felinos mayores se esconden en la sombra y cazan en la oscuridad (tenemos un cachorro de león que no llega a Lion King, a una hiena disfrazada de tigre, a un viejo lince, y por supuesto, a la pantera rosa); luego tenemos los que dan la cara: los felinos menores, que maullan e intentan crear simpatía (aunque también arañan) entre la gente; nos referimos a su gatos. Los Felinos se han apoderado de casi toda la estructura económica del Municipio, y manipulan la fuente fundamental del ingreso hacia sus bolsillos con la complicidad y la anuencia de los políticos ahora en el poder estatal. Los iremos describiendo en sus funciones y en el secuestro económico que han realizado con sus componendas, en su defraudación a Hacienda y a los habitantes del Municipio. Llegan al cinismo de clavarse hasta los impuestos que recaudan.

Y son tan poderosos que hasta nos han colocado a uno de sus gatos (eso sí, gato persa) como Secretario de Turismo Estatal.

¿Ya adivinaron de quiénes hablamos?

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments