Robos de identidad y fraudes bancarios

La Paz, Baja California Sur.-Por la situación económica, en ocasiones es difícil hacer frente a las deudas personales, pero es imposible solventar un adeudo que ni siquiera el acreditado contrata. Tal vez suene raro o absurdo, pero esto es la situación que miles de personas en México han enfrentado a causa del “robo de identidad”. Existe diversas estrategias para acceder a los datos personales de los usuarios, que van desde medios electrónicos como páginas de internet o dispositivos para clonar las tarjetas, hasta la utilización de información confidencial disponible en las instituciones.

Las debilidades en la seguridad informática de los dispositivos de pago electrónico han permitido que se realicen cargos en tarjetas de crédito odébito sin consentimiento del titular, a un numero considerable de usuarios no han hecho algun cargo el cual no reconocemos y generalmente es producto de una clonación de tarjeta por pagos en establecimientos o en internet. Con lo cual las Instituciones Bancarias ante la queja de los clientes someten a un periodo mayor a 30 días para la investigación y dictaminación del caso. Sin embargo, existen usuarios que no se dan cuenta de dichos cargos indebidos a causa del bajo monto de la operación y por omitir revisar sus estados de cuenta con regularidad.

Actualmente y lo más lamentable, no sólo ha sido la creciente clonación de los medios electrónicos de pago, desde hace unos años ha crecido el robo de identidad a personas mayores a 50 años y generalmente empleados y jubilados, en donde los empleados bancarios han observado que este segmento de clientes  presentan un saldo disponible regular en sus cuentas, no utilizan la banca electrónica y generalmente no revisan de manera pormenorizada sus estados de cuenta. Las debilidades en el sistema de control interno en las Instituciones Bancarias y deficiente supervisión de estas operaciones, han permitido que empleados deshonestos puedan realizar aperturas de  líneas de financiamiento  a nombre de clientes  y disponer de  los créditos frecuentemente por montos menores a 25,000 pesos que  ilegalmente originaron.

Estos casos cada día son más y no se observa que exista una verdadera investigación a fondo por el perjuicio económico causado a los usuarios, las autoridades de procuración de justicia por ignorancia observan el robo de identidad, en el mejor de los casos, como un delito menor. Es así como la vulnerabilidad de los usuarios del sistema financiero es aún más vulnerables por la deshonestidad de los empleados de las mismas instituciones.

Por otra parte, la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras (CONDUSEF) se limita a conciliar entre el cliente afectado y el Banco debido a que carece de facultades necesarias para sancionar a las instituciones implicadas en este tipo de hechos y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) al parecer no considera relevante en sus estrategias de supervisión la prevención del robo de identidad ni de los posibles fraudes por las debilidades del sistema de control interno de los Intermediarios Financieros. Considerando el nivel de compromiso de las autoridades, será necesario un quebranto significativo por este tipo de fraudes para que las autoridades tomen cartas en el asunto y resuelvan este problema de fondo?

Como usuarios del sistema financiero debemos tomar las siguientes medidas de seguridad a fin de evitar que hagan mal uso de nuestras cuentas:

1)      Consultar sus estados de cuenta regularmente

2)      Llevar un control de los cargos que se realicen en sus cuentas

3)      Consultar su historial crediticio de manera anual, por ley se tiene derecho a un reporte gratuito cada año.

4)      Cualquier cargo no reconocido comunicarlo directamente al banco emisor, solicitándole una aclaración.

En caso de que identifique que se haya aprobado y operado alguna tarjeta de crédito sin su consentimiento, es necesario presentar la queja por escrito en el Banco, presentar la misma queja ante la CONDUSEF, para que posteriormente se realice una denuncia en el ministerio público de su localidad y sea posible proceder legalmente.

José Santoyo Cantabrana
Economista UABCS
josesantoyocantabrana@gmail.com

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments