Fue la mala integración de la averiguación lo que dejó libre a Narciso
Agapito Duarte Hernández
Duarte Hernández recordó que durante la administración agundista “el Partido Revolucionario Institucional siempre estuvo señalando que había una serie de desviaciones”.

La Paz, Baja California Sur.- Agapito Duarte Hernández, presidente del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), coincidió con el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) al señalar que es “irrisoria” la fianza que el exgobernador exconvicto Narciso Agúndez Montaño pagó para salir de su encierro en el Centro de Reinserción Social (CERESO) de La Paz acusado de peculado, mas también puso en duda la eficacia de la dependencia estatal.

“Como defensores de la legalidad y del derecho”, dijo Duarte Hernández, “sí nos queda una serie de interrogantes, una serie de dudas […] El caso nada más sale de la esfera del ámbito de la justicia estatal, y llega al ámbito de la esfera federal, y es otra la opinión […] Después de todo lo que se nos dijo, después de todo lo que se comentó a los medios de comunicación a través de sus instrumentos escritos o hablados, sucede ahora con que no hay la tipificación de los delitos que le señalaban”. Este actuar de la PGJE, indicó, deja ver “lamentablemente deficiencias” en su operatividad.

“Conociendo el Derecho, pues quizá hayan sido fallas de integración de las averiguaciones y de los expedientes respectivos, por eso, inmediatamente al ser desahogados por una instancia federal se falla en contra de que no hubo tal tipificación de los delitos que se imputaban, y por lo tanto se otorga una fianza”, vislumbró el experimentado líder.

En el mismo tenor, Duarte Hernández recordó que durante la administración agundista “el Partido Revolucionario Institucional siempre estuvo señalando que había una serie de desviaciones”, exigiendo al propio Gobierno Estatal y a las autoridades responsables de la vigilancia de la aplicación de la ley y del cuidado de la aplicación de los recursos del erario público estatal, “que nos pudieran aclarar si en ese actuar dudoso había conductas ilegales”, expresó.

En cuanto a un posible acercamiento de Agúndez Montaño al PRI luego de su estancia en el CERESO, de la cual salió de traje y corbata roja al estilo Peña Nieto, el presidente del CEE tricolor nunca negó que este hecho pudiese concretarse en algún momento, aunque dejó ver su rechazo hacia el personaje: “En principio, tengo entendido que Narciso Agúndez sigue sujeto a proceso y, por tanto, sujeto a proceso están limitados sus derechos políticos, por lo tanto yo no creo que ahorita aspire a actuar políticamente […] No hay motivo para hablar de ese tema […] A nosotros nos interesa sí la suma, pero no la suma de quienes vengan a restarnos”.

El hecho de que los procesos federales del juicio se hayan acelerado luego del coqueteo de los hermanos Agúndez y el Grupo Los Cabos con el PRI y la llegada de Peña Nieto al poder “definitivamente no” influyeron, “ni por asomo”, en la liberación de Narciso Agúndez, enfatizó finalmente Agapito Duarte:

“Hubo épocas en el proceso electoral en donde mucho se habló de acercamientos de algunas otras corrientes y, específicamente, se habló del Grupo Los Cabos. Efectivamente hubo ese acercamiento del Grupo Los Cabos, hubo acercamiento y hubo compromisos, compromisos que yo todavía no sé si se cumplieron a cabalidad, porque en Los Cabos perdimos el Senado de la República, en Los Cabos también perdimos la diputación federal, ganamos, sí, la presidencia de la república, pero muy ajustados […] Yo creo que no hubo tal cumplimiento de lo que nos dijeron, puede que haya habido compromisos de apoyo, pero no hubo compromisos de filiación ni de militancia”.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
13 Comments
Inline Feedbacks
View all comments