La suerte está echada / El movimiento “yo soy 132 y AMLO (2)

Bobby García
( Segunda y última parte)
 

El movimiento “yo soy 132 y AMLO
Y pensar que López Obrador podría ser el líder que necesita el pueblo de México

 El miércoles concluí hablando sobre “el espíritu democrático” de los #132 paceño y les dije que deberían organizarse contra el gobierno corrupto de Marcos Covarrubias. Retiro mi dicho ya que los que se manifestaron son un puñado que posiblemente la mayoría ni sean estudiantes y sean acarreados por los “desempleados del PRD”. Pero de cualquier manera los jóvenes estudiantes se deberían organizar para que la UABCS recobre la legalidad ya que el actual rector es un impostor y a la larga esta situación acarreará problemas a los egresados y al ejercicio fiscal de los recursos. Se deberían organizar contra el delito que está cometiendo el gobernador al estar entregando contratos de obra pública a su sobrino Pancho Pelayo Covarrubias. La legislación prohibe que cualquier funcionario contrate servicios de sus familiares. De acuerdo con el periódico El Zeta y en nota del corresponsal Gerardo Zúñiga, Pancho Pelayo es el principal proveedor del gobierno estatal. De haber sido un modesto empresario –dice El Zeta- ahora tiene sucursales de su firma Prodeco, SA de CV y Construmateriales. Es proveedor del gobierno y los principales contratistas y constructores que trabajan la obra pública del estado. Cuando MACOVI fue alcalde, le vendió materiales al ayuntamiento; ahora que es el gobernador, Pancho Pelayo Covarrubias es un próspero empresario de la construcción y tiene una sucursal de materiales en el Km. 8.5 de la carretera a Cabo San Lucas. Está construyendo todas las viviendas que el gobierno entrega. Cuando Narciso Agúndez casó a su hija con un joven de cachanía, lo hizo empresario constructor y le entregó obras por miles y miles de millones de pesos. Se le llamó el yerno de oro. Narciso cometió el delito de peculado, es un delincuente y ahora está en la cárcel. El yerno de oro también debería estar. Marcos Covarrubias comete el mismo delito, (de acuerdo con la información puntual del Zeta) , es gobernador y nadie, absolutamente nadie lo llama a cuentas. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Se alistan los machetes de Atenco, los de la Cente, los #yo soy 132, “los democráticos de Amlo”, los del SME. Ya sus consignas retumban desde la “estafa de luz” hasta el Zócalo: “Peña eres un asesino, un traidor, no te dejaremos llegar”. “Si hay imposición habrá revolución”. Y los argumentos “inteligentes” que esgrimen sobre el fraude y la imposición, son: “quema de casillas, robo de urnas, acarreo de votantes”. Estos argumentos se pueden presentar por medio de videos, que sería una prueba que podría poner en duda la elección. AMLO argumenta que los gastos de campaña autorizados fueron rebasados por mucho, argumenta acarreo de votantes y compra de votos. Los tres grandes rebasaron el tope de campaña y todos los partidos dan dinero por votos y acarrean ciudadanos. Y entonces en el triunfo arrollador de Mancera, los 14 Jefes Delegacionales y la inmensa mayoría en la Asamblea legislativa ¿no hubo fraude, robo de urnas ni compra de votos? ¿Tampoco en su triunfo en Tabasco y Morelos? Cómo entenderlo cuando dice que los que votaron por Peña lo hicieron por necesidad y porque respaldan la corrupción. Pero si su grito de campaña fue –como en 2006- “primero los pobres” y que este segmento lo sigue. ¿Cuántos millones de necesitados, entonces, votaron por Peña? ¿Cuántos corruptos de los casi 19 millones que votaron por él? Y vuelve a rematar y dice: “Si se quitan todos los votos comprados yo gano la elección”. ¿En qué cabeza cabe la idea de poder identificar los votos comprados? López Obrador tiene dos tareas inéditas: dejar a la izquierda mexicana que se reorganice sin él. Pero la tarea más importante sería: romper con todos los partidos políticos, darse una vacaciones, regresar a organizar la lucha ciudadana. Fortalecer a MORENA, recorrer el país organizando la población y  para la próxima elección lanzar millones de ciudadanos a que NULIFIQUEMOS EL VOTO. Todos los partidos son corruptos, y él, AMLO, debe luchar con el pueblo sin ser candidato. Si hace eso, seremos más de 30 millones de mexicanos, entre ellos la verdadera izquierda, los que reventaremos la próxima elección presidencial (bueno, creo que yo ya no estaré, y si estoy “casi no estaré”) y se obligará el IFE a establecer la estrategia de una nueva elección con candidatos independientes. Y ahora sí, AMLO o quien decidiera MORENA, sería presidente. Alea Jacta Est. 06-07-12  Mi blog: http://nivelcincuenta.blogspot.com

¡Comparte!