No tiene la SS un programa establecido para el control de la  rickettsia
Los casos de pacientes que presentaban síntomas del dengue, pero que no tenían la enfermedad y el tratamiento no les surgía efecto, empezaron a aumentar en todo el país, pero no fue hasta que en el 2009 el estado de Baja California presentara “un problema de salud donde se empieza a morir la gente”, que los especialistas “empiezan esa búsqueda de qué es lo que está pasando, y ahí es donde encuentran que es Rickettsia”.
Los casos de pacientes que presentaban síntomas del dengue, pero que no tenían la enfermedad y el tratamiento no les surgía efecto, empezaron a aumentar en todo el país, pero no fue hasta que en el 2009 el estado de Baja California presentara “un problema de salud donde se empieza a morir la gente”, que los especialistas “empiezan esa búsqueda de qué es lo que está pasando, y ahí es donde encuentran que es Rickettsia”.

La rickettsia o fiebre de las montañas rocosas es una enfermedad con sintomatología similar a la del dengue y se transmite a través de las garrapatas. Desde el 2009 se han presentado cerca de trescientos casos en el estado, de los cuales más de doscientos han tenido lugar en La Paz. Hasta el día de hoy, no existe un programa establecido para el control de la enfermedad.

Los casos de pacientes que presentaban síntomas del dengue, pero que no tenían la enfermedad y el tratamiento no les surgía efecto, empezaron a aumentar en todo el país, pero no fue hasta que en el 2009 el estado de Baja California presentara “un problema de salud donde se empieza a morir la gente”, que los especialistas “empiezan esa búsqueda de qué es lo que está pasando, y ahí es donde encuentran que es Rickettsia”.

Contar con un programa oficial por parte de la Secretaría de Salud (SSA) “es una necesidad”, ya que el hecho de que “no haya un programa establecido implica que no hay dinero establecido” para llevar a cabo las acciones pertinentes y contratacar el avance de la fiebre de las montañas rocosas, explica la doctora Amparo García Quiroz, encargada del programa no oficial de Rickettsia en la entidad.

Como el transmisor de esta enfermedad es la garrapata de los perros y, en menor medida, la pulga de los gatos, se han pensado en distintas estrategias para controlar el brote. “No vamos a controlar la garrapata matando perros”, aclaró la doctora, sin embargo el problema está latente, pues “la garrapata de perro nunca hemos hecho nada, nadie, por controlarla”. Lo que la SSA lleva a cabo son trabajos de fumigación, pero esto también parece tener un costo que el estado no puede sustentar. “No hemos hecho una publicación de que estamos fumigando porque no alcanzaría el presupuesto que tenemos para fumigar a todas las casas”, indicó García Quiroz, para luego detallar el proceso de fumigación: “se buscan animales y garrapatas, se hace un [sondeo] entomológico […] y esa casa se fumigan, la positiva, donde estuvo el caso, y las de alrededor”.

Con motivo de la reunión G-20 se pretende obtener un apoyo extraordinario para el control de la rickettsia, aunque esta puede ser sólo una aspirina para una migraña. Por lo pronto, la recomendación es mantener los hogares limpios y así evitar no solo este padecimiento, sino el contacto con otros ectoparásitos.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Inline Feedbacks
View all comments