Vox Populi: con la detención de exfuncionarios se cumplió la ley pero no se hizo justicia
Asimismo, hay quienes simplemente sienten que la corrupción impera y que la liberación del trío es un ejemplo de ello, evidenciando así que “no hubo cambio de gobierno”, porque “son los mismos” quienes ocupan los altos cargos en el gobierno estatal.
Asimismo, hay quienes simplemente sienten que la corrupción impera y que la liberación del trío es un ejemplo de ello, evidenciando así que “no hubo cambio de gobierno”, porque “son los mismos” quienes ocupan los altos cargos en el gobierno estatal.

La detención y liberación de “los tres amigos”, Luis Armando Díaz, Héctor “Pipi” Ibarra y Guillermo Jáuregui Moreno generó un solo sentir en la población: decepción intuida. Aun cuando algunos ciudadanos opinan que las autoridades actuaron de la manera adecuada, estos mismos, los más condescendientes, aceptan que  se siguieron las leyes, pero que no se hizo justicia.

“Está bien, es como se debió haber procedido, porque, precisamente, es lo que está pidiendo la ciudadanía, que los gobiernos actúen de acuerdo a lo que han sido, tanto los planteamientos de la ciudadanía contra la corrupción, como las promesas, que en ese mismo sentido, hacen los gobiernos antes de ser gobierno […] Ahora, lo que la gente quiere son castigos ejemplares, que se llegue a fondo”, opina un ciudadano. Además agrega que “el hecho de politizar los asuntos judiciales obra en sentido contrario, es decir, cuando tampoco se aplica la ley porque son correligionarios políticos. En este caso sí aplica, y también resulta que es político, porque son enemigos, pero aquí la ciudadanía, sea político o no, mientras se castigue a alguien, contra el que haya elementos para proceder, pues qué bueno que así sea”.

Asimismo, hay quienes simplemente sienten que la corrupción impera y que la liberación del trío es un ejemplo de ello, evidenciando así que “no hubo cambio de gobierno”, porque “son los mismos” quienes ocupan los altos cargos en el gobierno estatal. “[Los malos gobiernos] buscan únicamente su beneficio, no les interesa el pueblo realmente. Ningún partido es malo, sino los malos son las personas que nos ejercen, y el claro ejemplo está en lo que acaban de hacer, un fraude de veintitantos millones de pesos y salen con una fianza ridícula de diecisiete mil pesos […] nomás nos dan atole con el dedo. Pusieron a un político, como es el Pipi Ibarra, del PAN, de la contra, y dos del PRD, pero, en sí, es el mismo fraude de todos”.

Y la opinión quizá más acertada, debido al contexto que ofrece, es en la que coinciden unos pocos, quienes dan por hecho que lo ocurrido no fue una acción que persiguiera justicia o legalidad, explicando que son estrategias electoreras. “No es una liberación judicialmente legal, le dan el tinte legal, si fuera cien por ciento legal no estarían libres, es política […] renuncian algunas gentes que estaban de candidatos. A lo mejor, se mencionaba, que Luis Armando Díaz podía ser candidato del PRD. Bueno, lo eliminan, no es una cosa judicial ni jurídica, es electoral, para crearle antecedentes penales y dejarle el camino libre a Arturo de la Rosa, es un cochinero”.

Lo cierto es que “al pueblo no lo engañan”, y en eso, quienes desean opinar,, están todos de acuerdo, y coinciden en su decepción ante el panorama político que se manifiesta en la entidad.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Inline Feedbacks
View all comments