No serán restituídas las garantías como rector de Villavicencio, aclara el abogado de la UABCS
Las garantías como rector de Carlos Villavicencio Garayzar no serán restituidas, aclara Adrián de la Rosa Escalante, abogado general de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), pues el amparo presentado por este es sólo para efectos y no de fondo.
Las garantías como rector de Carlos Villavicencio Garayzar no serán restituidas, aclara Adrián de la Rosa Escalante, abogado general de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), pues el amparo presentado por este es sólo para efectos y no de fondo.

Las garantías como rector de Carlos Villavicencio Garayzar no serán restituidas, aclara Adrián de la Rosa Escalante, abogado general de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), pues el amparo presentado por este es sólo para efectos y no de fondo. “Básicamente este amparo para efectos es para reponer procedimientos”, subraya, no para restituir garantías, sino para obtener una declaración, “únicamente es declarativo, obliga a la autoridad responsable a volver a hacer el acto del que se quejó el quejoso, y a reconocer, nada más, que se cometió una violación procesal”.

El Ministerio Público (MP) Federal solicitó una revisión del Juicio de Amparo presentado por Villavicencio Garayzar porque consideró que existían violaciones de procedimiento en el trámite, expuso. Mientras que Carlos Villavicencio se amparaba porque su nombramiento fue anulado aplicándole retroactivamente la ley en su perjuicio y “el procedimiento no se había hecho conforme a lo que establece la legislación interna del Congreso”. No obstante, el resultado del rechazo del Tribunal Colegiado de Circuito ante la solicitud de revisión sólo deriva en el cumplimiento de la sentencia, que se trata de aceptar que se cometió un error, más no de restituir garantías. Quienes cumplen la sentencia no tienen la obligación de reparar su violación procesal, sólo de reconocerla, pues así plantearon el acto reclamado al interponer el Amparo.

“Ahora sí, como dice el dicho: en la forma de pedir está el dar”, agrega De la Rosa Escalante, explicando que Carlos Villavicencio únicamente denuncia que le han quitado su nombramiento de rector aplicando en forma retroactiva la ley, “pero no le dice [al Juez] ni entra al estudio tampoco el Juez, porque no tiene esos elementos, no le dice que ese nombramiento está previamente impugnado el 21 de enero ante el Tribunal Superior de Justicia del Estado, de nulidad, ese nombramiento que él tiene está impugnado de nulidad, pero eso no aparece en el Juicio de Amparo”.

Resumiendo, comenta que el 11 de febrero se dicta el decreto 1903, alrededor de una semana después se ampara Villavicencio Garayzar contra el decreto. El 28 de febrero el Juez de Distrito admite parcialmente la demanda en contra del Congreso y del gobierno del estado, por la publicación, sin embargo deshecha, en contra del Consejo General Universitario (CGU) y de Javier Gaitán, como rector interino en aquel momento. Es aquí cuando el Juez de Distrito se pronuncia respecto a la posición en la que el CGU y Gaitán Morán quedarían tras el juicio de amparo, haciéndolo de la siguiente manera: “En ese sentido, el amparo es improcedente contra el acto derivado del ejercicio de la autonomía universitaria, consistente en el nombramiento del rector de la universidad, por lo que debe sobreseerse en el juicio al no estar sustentado en una relación de supra a subordinación respecto de las gobernados, ni apoyado en una facultad de imperio susceptible de causar perjuicio en la esfera jurídica de estos”. Es decir, detalla el abogado, que sólo se refiere a la aplicación retroactiva del decreto respecto del nombramiento de Carlos Villavicencio, concediendo el Juez un amparo para efectos.

Finalmente aclaró que la extinta Junta Consultiva era un órgano que poseía la facultad de entregar nombramientos previamente convocados por el CGU mediante un proceso electoral, no de designar, sólo en el caso de que la universidad permaneciera por más de dos meses sin rector lo que no ocurrió, apunta, pues Rodrigo Gurrero Rivas deja la rectoría en noviembre del 2010 y Gaitán Morán es nombrado como interino el 1 de diciembre del mismo año. “Ellos malinterpretaron o lo quisieron malinterpretar […] es cuestión de conceptos, ellos se perdieron aquí”.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
35 Comments
Inline Feedbacks
View all comments