Rectificar es de sabios

Mau, periodista y adivino a medias

Aquí mantuve que Marcos perdía la gubernatura, anticipando los triunfos de Esthela Ponce y Tony Agúndez. Debo celebrar que acerté parcialmente, pero también debo comerme mis palabras respecto a Covarrubias, y ni modo, me las como. Marcos Covarrubias ganó, seguido muy de cerca por Barroso, pero ganó y bien. Enhorabuena.

Esta contienda ha dejado muchos ganadores y pocos perdedores, pero los hay sonados. Comencemos por los ganadores:

Gana Marcos Covarrubias la gubernatura con la gente que se trajo desde el PRD y sin deudas a la estructura tradicional del PAN. Podrá hacer el gabinete que quiera, arropando a los dos perdedores de las Municipales: Arturo de la Rosa (por poquito, casi se la lleva), y un digno segundo puesto del Pipi Ibarra.

Gana Esthela Ponce sin sobresaltos, lo que le permitirá hacer un gobierno cómodo en La Paz, con casi un cuarenta por ciento de los votos emitidos, y con un PRD muy golpeado, que tendrá una posición minúscula en el futuro del Municipio.

Ganamos un Congreso del Estado donde el PRS-PAN estará en franca ventaja respecto a la oposición. Se verá si los disminuidos perredistas jalan con el nuevo gobierno, confirmando la teoría del Plan B, o por el contrario entablan una real oposición, junto al PRI. No creo que flamantes diputados como Alberto Treviño tengan dificultades en sumarse y apoyar a Covarrubias, de hecho ya lo hacía hace unos meses.

Ganó Covarrubias de nuevo y rotundamente la alcaldía de Comondú, poniendo la cara Venustiano Pérez. Veremos quien es el futuro hombre fuerte del Municipio.

Gana Ricardo Barroso, que a los treinta años, después de este salto, lo veremos seguro de protagonista en la campaña del 2012, y después en el Congreso de diputado, o quizás de Senador. Si la trabaja, a la vuelta de cuatro años y medio lo tendremos de nuevo jugándola.

Medio gana Tony Agúndez, con una victoria de un puñado de votos que le serán muy discutidos. Se enfrentará a un cabildo con una rugiente oposición, bien representada por la gente de Arturo de La Rosa y Angel Salvador Ceseña.

Pierde Luis Armando Díaz. Pese a su empeño, no pudo despejar la sombra que se ha creado respecto a sus orígenes. Eso, y a su empeño en sostener el peso del desprestigio de la administración de Agúndez.

Pierde el PRD, y se demuestra que Jesús Ortega es el mejor operador que se ha conseguido el PAN para destruir el trabajo de la izquierda.

Pierde sobre todo, Leonel Cota. Triste papel para el León de Santiago; de creador y potenciador del PRD, al final, por rencillas y vanidad se convierte en su enterrador. Lástima, Margarito.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
38 Comments
Inline Feedbacks
View all comments