La voracidad de API pone en riesgo 120 empleos y rutas de Baja Ferries
Es necesario que la población esté enterada de lo qué está pasando y de cómo irá empeorando la situación si la Administración Portuaria Integral no logra conciliar en negociación con Baja Ferries…pues como siempre; al final de todo el mayor afectado es el pueblo.
Es necesario que la población esté enterada de lo qué está pasando y de cómo irá empeorando la situación si la Administración Portuaria Integral no logra conciliar en negociación con Baja Ferries…pues como siempre; al final de todo el mayor afectado es el pueblo.

Por la voracidad de la Administración Portuaria Integral (API) de Baja California Sur, corren riesgo las plazas de 120 trabajadores de Baja Ferries, que se quedarían en el desamparo al salir de ruta el Chihuahua Star, además de representar un retroceso en la evolución de 20 años del transporte marítimo y los beneficios del servicio que la empresa desde su llegada a nuestro puerto; ha otorgado, a manera de marcar la diferencia y satisfacer lo que toda la población exigía: una mejora real del servicio de transporte marítimo.

Podría manejarse el término “competencia desleal” al dejar la API que otras empresas navieras compitan en las mismas rutas que Baja Ferries, pero con embarcaciones menores y más viejas; las cuales dejan en desventaja a Baja Ferries al momento de presentarse un incremento en la “Política Tarifaria” por lo que para ellos lo más lógico es que las nuevas empresas los igualen en sus embarcaciones o la API sea conciente y modifique las tarifas para ellos, quienes han intentado negociar un descuento del 10% que les ayudaría a bajar un 50% en el costo de la tarifa de sus servicios…”pero al parecer, la administración portuaria integral no está interesada en brindarle dicho beneficio a los sudcalifornianos”.

Comenta el director de Comunicación Social de la empresa naviera, Juan Plata Medina que la API los ha orillado a tomar estas medidas, asegura que la prioridad de la administración portuaria integral ha sido la mezquindad de generarse mayores ingresos para atender necesidades que están fuera del puerto; como lo es el “Pabellón Cultural y la Par Vial de Cabo San Lucas, lo cual va en contra de los mismos estatutos de la API que les señalan que lo generado por sus “cuotas” debe dividirse en dos vertientes: el pago a sus trabajadores y la inversión en infraestructura portuaria…asegura Plata Medina, que pueden comprobar que la empresa a la que representa, le genera 120 millones de pesos anuales a la API…y las instalaciones de la terminal de “Pichilingue” se han mantenido en las mismas condiciones, no ha habido ningún tipo de inversión, pues un gran porcentaje se ha destinado al municipio de Los Cabos que económicamente supera al puerto de La Paz, entonces la API no tiene porqué estar invirtiendo lo que debería destinar al puerto con el que está directamente vinculado; La Paz.  Esta acción, complementa Plata Medina crea una confusión entre los usuarios que culpan a Baja Ferries del insuficiente servicio que hay en la terminal y sus instalaciones.

El problema que representa para nuestro estado, el hecho de que la calidad del servicio de dicha empresa, deba –por no tener otra opción- ir en detrimento en cuestión de embarcaciones y capacidad de pasajeros, no sólo afecta a los usuarios, sino a todos los trabajadores que al momento de salir el Chihuahua Star, pasarán a las estadísticas de desempleo, pues a cómo está la situación dentro del negocio marítimo es difícil que se les contrate, pues no hay empresas que los puedan integrar.

Es necesario que la población esté enterada de lo qué está pasando y de cómo irá empeorando la situación si la Administración Portuaria Integral no logra conciliar en negociación con Baja Ferries…pues como siempre; al final de todo el mayor afectado es el pueblo.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
9 Comments
Inline Feedbacks
View all comments