Y el silencio envolvió a Lisset

  

Casi kilómetro y medio de peregrinaje para exponer el caso de desaparición de su hija, recorrieron Melchor Soto Torres y Esmeralda Salinas Gutiérrez junto a un grupo de personas de la comunidad que de manera altruista apoya la causa en tono afligido.
Casi kilómetro y medio de peregrinaje para exponer el caso de desaparición de su hija, recorrieron Melchor Soto Torres y Esmeralda Salinas Gutiérrez junto a un grupo de personas de la comunidad que de manera altruista apoya la causa en tono afligido.

Casi kilómetro y medio de peregrinaje para exponer el caso de desaparición de su hija, recorrieron Melchor Soto Torres y Esmeralda Salinas Gutiérrez junto a un grupo de personas de la comunidad que de manera altruista apoya la causa en tono afligido. Iniciaron en Isabel la Católica y Nicolás Bravo, para bajar hasta el paseo Álvaro Obregón y reunirse en el kiosco del paseo y 16 de Septiembre.

 La cita fue a las 5 de la tarde, sin embargo a esa hora no pasaban de 30 personas reunidas frente a la fuente de la Plaza de la Reforma, entre las que se contaba una decena de niños, algunos compañeros de Lisset de la escuela primaria Rosario Castellanos y algunos medios. Para las seis de la tarde el número se duplicó e inició el recorrido.

 Los padres de la niña Soto Salinas siempre han mantenido que confían ciegamente en las autoridades, incluso mostraban una pancarta que ponía “Confiamos en las autoridades y en el apoyo de la sociedad”. Melchor Soto aseguró que el fin de la marcha era el de “transmitir a la sociedad” su experiencia para que así no vuelva a suceder un caso similar, además de pedir a la gente que se una a la causa y los ayuden a encontrar a Lisset. “Sé que lo hemos tomado como algo que nos afecta a todos […] dios es tan grande que nos va a ayudar y tenemos que hacer que en nuestra ciudad, La Paz, […] no vuelva a suceder algo parecido, nuestra familia, mi hijo, mi esposa, estamos muy agradecidos con toda la sociedad”. No se escucharon gritos de protesta ni consignas que presionaran la procuración de justicia.

 En estos casos decir cualquier cosa es aventurado, pero algunos opinan que quizá los padres ya saben algo, mas las investigaciones no se sacan a la luz para evitar errores de estrategia; otros creen que se trata de un problema familiar entre dos posibles padres; otros más confiesan que sienten desconfianza del caso, argumentando que en entrevistas los padres se han mostrado ecuánimes y confundidos con las preguntas; no obstante es sólo especulación y el caso Lisset sigue sin resolverse.

 Al finalizar la marcha, los padres pidieron a los asistentes orar para que su hija vuelva a casa, orar para que esté bien, además de reiterar que las autoridades hacen su máximo esfuerzo y que su confianza es total, dejando así el caso en manos de dios y la justicia estatal.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
paty bernal
paty bernal
11 years ago

como es posible q los padres dejaran q su hijita se fuera solita en el camion,ellos tienen la culpa viendo el mundo en el q vivimos se pasan!!!!!!!!!. y todo lo q pasa dia a dia , secuestros ,asesinatos, etc etc.