La muerte más viva que nunca
Este 2010 se celebró la onceava edición del Festival, la Unidad Cultural entera se vistió de camposanto con catrinas deambulando, altares cercando el área, arcos de cempasúchil y banano detrás del escenario donde se presentaron los músicos, los comediantes, actores, bailarines para celebrar la muerte.
Este 2010 se celebró la onceava edición del Festival, la Unidad Cultural entera se vistió de camposanto con catrinas deambulando, altares cercando el área, arcos de cempasúchil y banano detrás del escenario donde se presentaron los músicos, los comediantes, actores, bailarines para celebrar la muerte.

1 y 2 de noviembre son días cruciales para la Unidad Cultural Prof. Jesús Castro Agúndez. El Festival de Día de Muertos lleva meses de preparación y se extingue en dos días de veladoras, flores y copal. Este 2010 se celebró la onceava edición del Festival, la Unidad Cultural entera se vistió de camposanto con catrinas deambulando, altares cercando el área, arcos de cempasúchil y banano detrás del escenario donde se presentaron los músicos, los comediantes, actores, bailarines para celebrar la muerte.

Desde las 6 de la tarde, hora en que se oculta el sol de invierno, iniciaron las jornadas diarias. El día primero, día de Todos los Santos o de los Muertos chiquitos, la Banda de Música del Gobierno del Estado abrió la noche y las ofrendas. Estaba por deliberarse quiénes serían los ganadores de los certámenes de cuento y poesía, se llenaba de tamales de Oaxaca, menudo, garnachas, mole, tacos de canasta toda la explanada.

Mientras la noche pasaba en champurrado, visitas a los altares y el insistente olor de la resina del copalquáhuitl, se presentó el Ballet Calafia; Damiana Conde y Rubén Barranco, con La muerte y sus canciones; así como Arena de Río, el desfile de las catrinas, las danzas rituales del Anáhuac, por el grupo Ometeotl, además de otros espectáculos que vinieran también al segundo día, el Día de Muertos, o Día de los Santos Fieles.

El 2 de noviembre, cuando la fiesta en la Unidad Cultural alcanza el máximo de visitas, se pueden distinguir turistas tomándose fotografías en algún altar, otros probando los esquites por primera vez. Los nervios empiezan a palparse, pues los resultados de los ganadores correspondientes a cada certamen serán develados.

Antes de los resultados, estuvieron en el escenario La Cochi con Levais; el Grupo de Teatro OLLIN, con Calaveras Revolucionarias; el Dueto Pitahaya; Ernesto Adams y Georgina Cosío, narrando, tanto cuento como poesía; y el Colectivo Larvatorium, de Guanajuato, que interpretó la versión moderna del descenso a la región de los muertos, Mictlán.

Los ganadores de los premios celebrados esta edición fueron, en lo que se refiere a altares tradicionales, el altar dedicado a Chelito, hecho por la comunidad oaxaqueña, que fue el primer lugar; el segundo premio lo recibió Arturo Cruz Marín; mientras que el tercero fue para Rocío González Cadena; de los altares escenográficos se presentaron quince, obteniendo el primer galardón Blanca Cecilia Gastélum Acuña, con un altar dedicado a Zapata; el segundo Jesús Ángel Moya, dedicado a Hidalgo; y el tercero el grupo Soy CONALEP, con un altar a Pancho Villa. Guillermo Giovanni Manríquez Díaz obtuvo el premio de cartel; Gerardo de Jesús Ceja García, el de Calaveras; Jorge Enrique Peredo Mancilla, con Rosas en una tumba, el premio de cuento, donde hubo mención honorífica a Daniel Álvarez Villegas por el cuento Santa Muerte; el premio de poesía fue una total sorpresa, el ganador fue Christopher Amador Cervantes, con Jeta de muerto, teniendo mención honorífica al poemario Cadáver en cierne, de Edgar Eduardo Rochín Sánchez. Las catrinas infantiles recibieron tres premios, el primero para Dulce Flores Escobedo; el segundo para Vanessa Guadalupe Cienfuegos Morales; y el tercer lugar para Yahaira Noemí Carabantes Fuerte; en la categoría de adultos, ganó Isamar A. Herrera Piñuelas, la primera posición; Helmy Viridiana Téllez Bañales, la segunda; y  Myrna Angélica Almada B. la tercera.

Las celebraciones caen ya para este 3 de noviembre, pero los muertos siguen ahí, la Unidad Cultural Prof. Jesús Castro Agúndez ahora espera otras fiestas, los molinos pronto serán el nacimiento de Jesús, y ya se contará otra historia. (fotos Izhar Gómez)

[nggallery id=141]

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments