Deben ser los jóvenes una prioridad para las autoridades

La violencia y la delincuencia generan desconfianza social
Los hombres de negocios exigen experiencia pero no dan oportunidades para que un joven inicie en sus empresas

Alimar Rezendis Vera, preocupada por la falta de oportunidades para la juventud.
Alimar Rezendis Vera, preocupada por la falta de oportunidades para la juventud.

Las políticas públicas orientadas a impulsar empresas sociales entre los jóvenes desempleados o egresados de las universidades son verdaderos dolores de cabeza para los emprendedores, en virtud de que presentan una serie de obstáculos burocráticos para autorizar algún proyecto y por el lado de los empresarios, entre sus exigencias para contratar personal está la experiencia, pero si nos dan oportunidades de demostrar lo que podemos hacer, nunca vamos a tener experiencias.

Lo anterior se desprende de lo expresado por la trabajadora social Alimar Rezendis Vera, quien destacó que en Los Cabos, la violencia y la delincuencia han generado un clima de estabilidad social en la juventud, todo ello, porque para las autoridades, no hay programa de impulso al auto empleo, sino una inmensa ansiedad por quedar bien con quienes en su momento son utilizados para las campañas políticas.

 Dentro de nuestros estudios en los que también nos acercamos para tener información de entidades federales como la secretaría del Trabajo, INEGI, IMSS y los sindicatos locales, dijo “hemos descubierto un denominador común, el cual tiene que ver con la seguridad de los empresarios al contratar nuevos empleados, y es precisamente que el aspirante a ocupar un lugar en una empresa, tenga experiencia”, dijo.

 Los discursos políticos y empresariales, en el sentido de que tienen como Gobiernos en sus tres niveles y en el sector empresarial, la prioridad de generar empleos bien remunerados es un mensaje falso para ganar la simpatía de la ciudadanía, dijo “lo vemos en Los Cabos, donde hay obras grandes cuyos contratistas se van a Sinaloa, Oaxaca o Guerrero para traer gente con sueldos de miseria y dejarlos después a la deriva para que engrosen posteriormente la lista de los desempleados”.

 Comentó Alimar Rezendis, que este es un fenómeno que a su vez, genera un clima de violencia ante la falta de empleos, se presentan robos a casa habitación, robos a empresas, a cajeros y se dan casos en que las mujeres y hombres son detenidos porque roban una canasta de huevos para comer.

 Esto no es lo que como país deseamos, dijo “se requiere un empresario verdaderamente comprometido y que tenga la conciencia de que en la medida que sigan fomentando los empleos fugaces y mal remunerados, en esa medida están creando nuevas generaciones de pobres potencialmente delincuentes y que en nada contribuyen al desarrollo del país y de nuestro Municipio”, apuntó.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments