Los poetas están de vuelta con éxito
Amador presentó al público de la capital dos manifiestos, uno sobre poesía y otro sobre teatro “donde básicamente, lo que estoy proponiendo, a la inversa del arte poética de Vicente Huidobro.
Amador presentó al público de la capital dos manifiestos, uno sobre poesía y otro sobre teatro “donde básicamente, lo que estoy proponiendo, a la inversa del arte poética de Vicente Huidobro.

Con motivo de la visita al Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México, de dos de los más reconocidos escritores sudcalifornianos, Ramón Cuéllar y Christopher Amador, en el marco de la Feria del Libro La Paz 2010, el pasado dos de junio, Christopher, este miércoles nueve de junio, nos lleva a ese día en Bellas Artes, a través de su narrativa poética común, con su hablar cotidiano. La charla con Christopher es toda es poesía.

El auditorio de Bellas Artes, como lo comenta nuestro amigo Amador, estuvo prácticamente lleno, la mayoría de los asistentes eran escritores de la generación de Ramón Cuéllar. Asistieron personalidades de la talla de Eduardo Langagne. Esta presentación en la Ciudad de México era para dar a conocer un diagnóstico de la poesía joven en el Estado, mas como punto principal, tratar de esbozar la poética, («o movimiento, ya ves que están casados con la idea de los golpes y los movimientos», especifica Christopher) que figura en esta zona del país.

«Les pareció muy sano escuchar una poesía que no tiene nada que ver con la ciudad, con la urbe, con la metrópoli y nada que ver con la selva. Esperaban, por otra parte, una poesía desértica, pero no encontraron eso». No lo encontraron, ya que, como lo dice muy bien el poeta, él y Ramón Cuellar atraviesan un túnel de nominalismo y des significación del significado, un túnel de reinterpretación del absoluto y el vacío, un nominalismo que busca desmembrar el propio nombre. «Buscamos quitarle los ligueros a la poesía […] una poética del lenguaje y eso les ha gustado mucho».

Amador presentó al público de la capital dos manifiestos, uno sobre poesía y otro sobre teatro «donde básicamente, lo que estoy proponiendo, a la inversa del arte poética de Vicente Huidobro: ‘por qué cantáis la rosa, oh poeta, hacedla florecer’ en el poema, lo que yo estoy proponiendo, como teatrero y como poeta es que el poeta debe tomar la pluma y no escribir la rosa sino apuñalarse en su propia carne y hacerla florecer en sangre».

Nos adelantó sobre su proyecto poético acerca de Mario Santiago Papasquiaro, donde la muerte de Papasquiaro, el atropellamiento fatal, es mostrada como un suicidio para lograr florecer en poema.

La literatura local lleva alrededor de diez años despegando, realmente, de los versos con mares de oro al sol, de jardines de cactus en la alborada e imágenes turbias de calor peninsular. Christopher Amador y Ramón Cuéllar, con su ficción sin tiempo ni fronteras palpables, han abierto un sendero que hay que mantener abierto para que detrás de ellos no se cierre la maleza y nos perdamos de nuevo.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments