Los que trabajan en la calle…

Iván Gaxiola 

En el Centro, los lava coches tienen sus zonas bien delimitadas, ellos saben hasta donde: los que se quieran meter a mi calle, de la esquina para acá, sí se la hacemos de pedo.
En el Centro, los lava coches tienen sus zonas bien delimitadas, ellos saben hasta donde: los que se quieran meter a mi calle, de la esquina para acá, sí se la hacemos de pedo.

Desde el noventa y cinco se acabó la chamba, la devaluación, mataron a Colosio, salió el EZLN, que ahora ya vale puritita madre… El fenómeno de los trabajadores callejeros ha crecido bastante. Es común ver lava coches en el centro de la ciudad y a cirqueros en las esquinas. La mayoría viene del exterior. El lunes veinticuatro de mayo entrevistamos a «Peter», lava coches, vieneviene y guardián de su cuadra, en Zaragoza y Santos Degollado, en la colonia Centro, con el fin de acercarnos, un poco, a sus razones, tratando de entender, vagamente, las de los demás en situaciones similares.

En el Centro, los lava coches tienen sus zonas bien delimitadas, ellos saben hasta donde: los que se quieran meter a mi calle, de la esquina para acá, sí se la hacemos de pedo. Aunque no se rigen por la ley de la selva, en su totalidad. Los trabajadores como Peter deben estar registrados en la Dirección General de Seguridad Pública, en la Policía Preventiva y Tránsito Municipal y en Prevención del Delito (PREDEL).

Nos platicó un poco, por temor a perder su lugar, que como en todo lo de la calle, hay que ponerse guapos con los policías. Lavados gratis, por ejemplo. Si no sí se portan ojetes, dice el Peter, pero eso no lo pongas porque me van a chingar. Peter no tiene de qué preocuparse, los policías no nos leen.

La historia de nuestro amigo es parecida a la de muchos que llegaron con la devaluación de los noventas y que siguen llegando porque el fenómeno de la caída del peso ya es costumbre: trabajaba para una compañía telefónica, éramos como treinta, luego como quince, luego me despidieron […] me vine con treinta y ocho mil pesos, con mi señora, ex-señora, y listo […] de agosto a diciembre chingó a su madre la feria. La historia de siempre, no hay dinero, hay problemas, divorcio. Y Peter decidió dedicarse a lavar coches, pues sólo estudió la primaria, el certificado de secundaria lo falsificó para conseguir su trabajo en la compañía telefónica. Voy para dieciséis años […] no me quise ir a otro lado porque ahorita saco más que trabajando en el DAX.

Como él no hay muchos, pues Peter se caracteriza en el barrio del Centro por su honestidad, pero trabajadores callejeros sí hay y habrá cada día más. Así como los que piden dinero en botes sólo por pedir dinero, porque traen una muleta o porque fueron adictos a las drogas. Peter dice que se retirará a los veinte años de lavar coches. Desgraciadamente su sindicato no existe y no creo que tenga una noble jubilación.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
lic artemio colunga
lic artemio colunga
11 years ago

pobre me da lastima que verguenza que el gobernador no haga nada para ayudarlos, como dice la Biblia:

ESTUVE DESNUDO Y NO ME VESTISTE, TUVE HAMBRE Y NUNCA ME DISTE DE COMER, TUVE SED Y NUNCA ME DISTE DE BEBER, PRESO Y ENFERMO Y NO ME VISITASTE.

DIOS VA CONDENAR A QUIEN LO HAN RECAZADO, DIOS ESTA METIDO EN PETER, SI NO AYUDAN A PETER YA RECHAZARON A DIOS Y DIOS VA CONDENAR A AGUNDEZ, CALDERON, POR RECHAZAR A NUESTRO DIOS.

A LOS RICOS QUE ME LEEN, LOS POLITICOS, LOS ABOGADOS RATAS NO SE OFENDAN ES LA PALABRA DE DIOS QUE NOS INDICA QUE DEBEMOS HACER ANTE UN NECESITADO COMO PETER Y LOS MENDIGOS (ACENTO EN LA I) Y PORDIOSEROS

LES RECOMIENDO QUE LEAN EL LIBRO LLAMADO LUZ EN LA TORMENTA DEL AUTOR CARLOS CUAUHTEMOC SANCHEZ