En La Paz la nominación hace eco

Rodrigo Rebolledo

El puerto es un ambiente propicio para repensar la cultura mexicana desde nuevas perspectivas. Cuatro preguntas a Guillemo Zermeño.

Guillermo Zermeño, regresa a la Ciudad de México el fin de semana, va a tener cautiva a la intelectualidad sudcaliforniana repensando su realidad hasta el viernes en el triates de la uni,
Guillermo Zermeño, regresa a la Ciudad de México el fin de semana, va a tener cautiva a la intelectualidad sudcaliforniana repensando su realidad hasta el viernes en el triates de la uni,

Guillermo Zermeño es un estudioso de vanguardia en Historia, forma parte del cuerpo académico del Colegio de México y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Ha compartido el aula con gente de la talla de O`gorman y Koselleck.

Esta semana, visita la ciudad para dar un seminario de actualización sobre Historia Cultural en la UABCS para todos los estudiosos de las humanidades.

Entre sesiones concedió una entrevista para Peninsular digital. Nos explica su sorpresa al encontrar en el espacio en que vivimos los sudcalifornianos, oportunidades nuevas para entender la realidad nacional y proponer soluciones a problemas comunes de todos los mexicanos.

Peninsular Digital: ¡Bienvenido al puerto de ilusión!  Es su segunda visita al estado ¿Cómo encuentra La Paz?

Guillermo Zermeño: Lo que tienen aquí los que viven en La Paz es, a mi parecer, un lugar propicio para la reflexión. Un lugar, en donde se pueden dar las condiciones para innovar con ideas originales en el ámbito de las ideas nacionales. Vamos, en La Paz se vive la paz, hay aún –al menos para alguien como yo, que viene llegando— un ambiente que hace eco a la nominación.

PD: ¿Qué posibilidades se ven en un lugar en donde se vive una insularidad cultural endémica para incidir en la historia como disciplina?

GZ: Lo que la historia en cuanto a historia de lo cultural requiere, es encontrar nuevos restos, nuevas fuentes históricas para oponer una perspectiva diversa de los acontecimientos. En ese sentido, lo que los historiadores de la periferia pueden hacer por una historia cultural mexicana es tan importante como lo que se hace en el centro del país.

PD: ¿Qué haría posible un programa de estudios culturales sudcalifornianos?

GZ: Integrar sus archivos con los de una red internacional, establecer programas de intercambio y programas que incentiven una comprensión de lo cultural. Pero no en el sentido de erudición, sino el de lo cultural en el ámbito de la diversidad de representaciones humanas y de la historia que conlleva este rasgo social.

PD: Existe en La Paz intención de detonar el desarrollo social con políticas públicas centradas en lo cultural ¿Cómo ve las posibilidades que tienen estas intenciones?

GZ: Bueno, es ejemplar el caso de Colombia, En Medellín se ha logrado mucho al respecto, al nivel de que incluso ya hasta la arquitectura de infraestructura misma como edificios públicos, como escuelas o centros culturales sean un espacio que invite al la vecindad a visitarles.

Al doctor le sorprendió cuando mencioné que expertos colombianos visitaron hace poco La Paz para trabajar capacitando a las autoridades culturales  y los mandos de seguridad en ese sentido: desarrollo centrado en lo cultural. Esto fue lo que responde Gullermo Zermeño al preguntar por lo necesario para que iniciativas de este tipo florezcan en La Paz.

GZ: Se requiere de una noción operativa de lo que significa una noción operativa del concepto “cultura”. Dejar de identificar cultura con la intelectualidad, con la pleitesía al “creador” o a los “cultos”. La cultura tiene que ver con el Hábitat en donde se desarrolla la vida cotidiana de los pobladores, detonar esto es algo que requiere una nueva comprensión del concepto desde su base, un trabajo que requiere instrumentarse desde un eje conceptual que, si tiene presupuestos históricos robustecidos por el trabajo multidisciplinario puede rendir frutos interesantes. Ojalá traigan esto a La Paz, Ojalá.

Guillermo Zermeño, regresa a la Ciudad de México el fin de semana, va a tener cautiva a la intelectualidad sudcaliforniana repensando su realidad hasta el viernes en el triates de la uni, ojalá que logren instrumentar ese nuevo giro cultural que requiere los hábitat culturales en donde la identidad paceña misma está por desaparecer, dejando rastros difíciles de ser rescatados.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments