No más guerra contra las drogas

Iván Gaxiola

La política de Obama se basa en la educación y el tratamiento cercano con los jóvenes, trabajando en su ambiente, con su familia, en su comunidad.
La política de Obama se basa en la educación y el tratamiento cercano con los jóvenes, trabajando en su ambiente, con su familia, en su comunidad.

México necesita una política pública integral, social, nueva y de largo plazo para combatir el fenómeno de las drogas, con metas claras, objetivas, medibles y cuantificables. Una estrategia razonable, sostenible para cualquiera y que pueda tener continuidad para el nuevo gobierno después de diciembre de 2012. México necesita simplemente, una estrategia con sentido común. ¿Es mucho pedir? Quizá sí… escribió, este dieciocho de mayo, Sabino Bastidas Colinas del diario español “El País” con respecto a la estrategia que ha seguido Felipe Calderón desde el inicio de su Gobierno, en el 2006, en contraste a la que se propone ahora Barack Obama.

Llamar a una guerra limita el uso de los recursos y, esencialmente, el gran recurso en una guerra es el uso de la fuerza. Al ver esto como un problema de seguridad pública y salud pública, parece tener mucho más sentido, aceptó el llamado “Zar antidrogas”, Gil Kerlikowske, Director del Gabinete de Política Nacional de Fiscalización de Drogas (ONDCP. Office of National Drug Control Policy) de los Estados Unidos, en rueda de prensa, cuando se refirió a la nueva política antidrogas que adoptará el país, misma que abandona cuarenta años, desde Richard Nixon, de “guerra contra las drogas”. Sin embargo, como lo dejara claro en febrero del presente año. La legalización no es tema de discusión de la administración Obama bajo ninguna circunstancia. Con excepción, como es sabido, del uso médico de la marihuana, permitido en varios Estados. Asimismo, agregó el Zar antidrogas, que una de las partes primordiales de esta táctica es seguir ayudando a México para someter el narcotráfico en la zona fronteriza.  No obstante, el Gobierno estadounidense no ha combatido de manera correcta el tráfico de armas de allá para acá. Tal vez porque el negocio de las armas le deja a Estados Unidos una ganancia promedio de treinta mil millones de dólares al año. Estados Unidos tiene registrados cien mil distribuidores y vendedores de armas a menudeo y cinco mil de estos se encuentran en la frontera con México.

La política de Obama se basa en la educación y el tratamiento cercano con los jóvenes, trabajando en su ambiente, con su familia, en su comunidad. Los medios de comunicación están profundamente involucrados en esta campaña. La propuesta indica que el descenso en el porcentaje de consumo será de de quince puntos en cinco años. Estudios demuestran que si una persona se mantiene sin adicciones hasta los veintiún años, muy difícilmente estará involucrado en drogas en el futuro. Las nuevas medidas pretenden descriminalizar la visión del joven consumidor e involucrar a las instancias de salud con las de seguridad, dejar de gastar recursos en encarcelar y usarlos en tratamiento y asistencia.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments