Festín en la Alianza con tripulación de fragata francesa

Iván Gaxiola

La tripulación francesa visitó, ya, con el mismo propósito, la cultura, Mazatlán, Puerto Vallarta y Acapulco, su camino apunta ahora hacia San Francisco, Honolulú y Victoria, en Australia, para encallar en la isla de las polinesias francesas, Tahití, el veinte de julio.
La tripulación francesa visitó, ya, con el mismo propósito, la cultura, Mazatlán, Puerto Vallarta y Acapulco, su camino apunta ahora hacia San Francisco, Honolulú y Victoria, en Australia, para encallar en la isla de las polinesias francesas, Tahití, el veinte de julio.

El Centro Cultural Roger de Conynck de la Alianza Francesa de La Paz recibió ayer diecisiete de mayo por la noche, a la tripulación de la fragata francesa que visita nuestra ciudad. La causa de su visita es estrechar relaciones a través de la cultura.

Antes de que el interior de la Alianza Francesa se pusiera en ambiente, los visitantes fueron sentados en medio de la calle Revolución, a las alturas del Centro Cultural, para mostrarles una película sobre la historia de la cultura en Baja California Sur, la historia de las misiones, cómo preparar almejas. Nadie sabe si fue lo más adecuado mostrar ese video, pero el daño ya está hecho.

Una vez dentro del Centro Roger de Conynck las cosas se tornaron interesantes. La Alianza presentaba, a la par, una exposición fotográfica, paisajista, de Miguel Ángel de la Cueva y ofreció quesos, pescados y camarones empanizados, calabazas con aceite, crepas, flautas, tortillas de harina, agua de jamaica, vino tinto y blanco.

La tripulación francesa visitó, ya, con el mismo propósito, la cultura, Mazatlán, Puerto Vallarta y Acapulco, su camino apunta ahora hacia San Francisco, Honolulú y Victoria, en Australia, para encallar en la isla de las polinesias francesas, Tahití, el veinte de julio.

El Teniente Mickaël Nilias Villa Cano, nos explicó que la idea, en un principio, fue anclar el buque en el muelle fiscal, para atractivo de la población, pero que debido al calado del barco fue imposible y tuvieron que hacerlo en Pichilingue.

Las cosas son a la mexicana, nos explicó el Teniente, venimos de uniforme, pero es totalmente informal […] aquí se han portado como amigos, como “su casa es mi casa”. Mira, todos con un vaso en la mano y hablando. Y si que se veían contentos, todos parecían hablar francés o todos español, porque la charla volaba de boca llena a boca llena para luego salir y fumar cigarrillos. Mexicanos y franceses unidos por los Marlboro rojos. No lo digo por bla, bla, bla, nos continuó explicando el Teniente Mickaël Nilias, podrían irse a ver mujeres, pero están aquí porque quieren.

La fragata partirá a las nueve de la mañana de hoy, diecinueve de mayo.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
Rómulo Gallegos
Rómulo Gallegos
11 years ago

Está feliz Rubén Sandoval