Paralizada la actividad turística inmobiliaria

Luis Sandoval

Como resultado de que no llega una reactivación en la actividad turística inmobiliaria ha disminuído en un 60%, trayendo afectaciones al los obreros de la construcción principalmente.
Como resultado de que no llega una reactivación en la actividad turística inmobiliaria ha disminuído en un 60%, trayendo afectaciones al los obreros de la construcción principalmente.

Durante el primer trimestre de 2010 Baja California Sur presentó una tasa de desempleo de 6.5%, mientras que en el 2005 el indicador era de 2.5%,  según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). La disminución de vacantes es general, aunque es más visible en el rubro hotelero y de la construcción. Y es que desde el año pasado  la crisis (económica del mundo)  se ha hecho presente en  la entidad, pero principalmente en Los Cabos.

De hecho la industria de la construcción pasa por una etapa especial, nunca antes vista desde la “explosión del desarrollo” en este destino turístico. Varios proyectos se han pausado y otros se han cancelado. El Ing. Heriberto Anaya, constructor desde décadas en la zona, comenta que con el nerviosismo en los mercados los inversionistas y desarrolladores han sido muy cuidadosos a la hora de generar recursos para obras privadas. A su vez afirma que la obra pública  se “mantiene”, pues depende de los recursos que vienen del impuesto sobre la adquisición de bienes inmuebles, dice que  si no nos visitan turistas no hay  compras, por lo tanto el ayuntamiento no recauda y debe pedir prestamos para seguir con las obras.

Como resultado de que no llega una reactivación en la actividad turística inmobiliaria ha disminuído en un 60%, trayendo afectaciones al los obreros de la construcción principalmente. Luis Alberto tiene tres años viviendo en San José del Cabo, es originario de Acapulco Guerrero y decidió venirse a esta ciudad  en búsqueda de un mejor salario como  trabajador de la construcción, en septiembre del 2009  concluyó la obra en que laboraba, y desde la fecha le fue imposible seguir en el campo de la construcción. Al no haber otra alternativa entró a trabajar como ayudante de cocina en un establecimiento de comida rápida en  un centro comercial. Luis Alberto espera que las cosas mejoren, ya que  dice que él prefiere trabajar en una obra que en la cocina.

En Los Cabos un albañil gana de $3,000 a $4,000 semanales trabajando nueve horas al día de lunes a sábado. La mayoría de las constructoras transportan a sus obreros e incluso hay algunas que les dan uniforme y cuentan con un comedor de empleados. Se estima que en Los Cabos más de diez mil trabajadores de la construcción se encuentran sin trabajo, parte de éstos han emigrado y otros han  optado por buscar oportunidad en otros campos laborales, justo como Luis Alberto.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments