Ya nada respetan los amantes de lo ajeno. Se robaron la virgen del Cerro de la Calavera

Héctor Miranda