Volvió a correr la sangre en un campo agrícola

Héctor Miranda