Vendió un terreno… pero no era suyo

Héctor Miranda