Vendía material de construcción… que nunca entregaba

Héctor Miranda