Vaciaron la Dora y el Tablaroquero una casa… ajena

Héctor Miranda