Utilizando un palo de golf, puso punto final a viejas rencillas

Héctor Miranda