Tras las rejas una profesora. Vendió muebles que no eran suyos

Héctor Miranda