Tras dos años, todavía no reparaba el auto que le encargaron

Héctor Miranda