Sin trabajo ni dinero optó por suicidarse ingiriendo insecticida

Héctor Miranda