Sin trabajo ni dinero, optó por cortarse la yugular con una botella rota

Héctor Miranda