Sin ningún permiso, vendía alcohol las 24 horas del día

Héctor Miranda