Sentencian a policías acusados del homicidio de Camino Real
Jesús Ernesto Arreola Contreras, uno de los policías sentenciados.(Víctor Martha).
Jesús Ernesto Arreola Contreras, uno de los policías sentenciados.(Víctor Martha).

A poco más de un mes de ser encarcelados por el delito de homicidio preterintencional, Jesús Francisco Romero Contreras junto con Jesús Ernesto Arreola Contreras y Jorge Alberto Navarro, ex-agentes de la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal -DSPyTM La Paz-, ya recibieron sentencia condenatoria dentro del proceso penal 249/09, y cuya resolución jurídica fue emitida el pasado día 16 de julio del mes en curso fuera del horario laboral, cuatro horas después de haberse ido de vacaciones la Juez III de Primera Instancia del Ramo Penal, Lic. Rosalía Cota Domínguez.

Se resalta que Romero Contreras, fue condenado a 15 años de prisión, mientras que Arreola Contreras y Jorge Alberto Navarro, fue sentenciados a 6 años de cárcel, tras encontrarlos la instancia penal responsables de la muerte de Mario Alberto Castro, quien dejara de existir durante la madrugada del día 4 de julio del año pasado en las celdas de la comandancia Camino Real.

De acuerdo al certificado de necropsia de ley, el hoy occiso murió por anemia aguda derivada de una hemorragia interna, de acuerdo con la acusación del Agente del Ministerio Público, dicha hemorragia fue a consecuencia de los golpes que los procesados le propinaron al occiso durante su detención.

Ante ello, la defensa legal de los hoy procesados sostuvo a lo largo del juicio que la muerte ocurrió por falta de atención médica adecuada, por un lado, y por otro lado, las lesiones que presentó el occiso, no fueron ocasionadas por los procesados, pues ellos, de acuerdo a las constancias de autos, únicamente se limitaron a trasladarlo del lugar en que fue detenido a la comandancia de Camino Real, e incluso al menos ocho horas el occiso fue presentado con vida por los agentes procesados, y habiendo sido revisado por el médico legista de guardia en la DSPyTM La Paz, no se estimó necesaria su internación hospitalaria para atención médica.
Por ello, la defensa y los peritos, tanto de la defensa como de la PGJE coincidieron en que la atención médica oportuna, hubiera evitado el deceso de Mario Alberto Castro -occiso-.

Se resalta que la juez en su sentencia se inclinó por la versión del Ministerio Público, y desestimó los peritajes y testimoniales presentados por la defensa de los policías.

Por otro parte el expediente será turnado a la Sala Unitaria en Materia Penal en turno, para conocer del recurso de apelación interpuesto por los procesados y sus defensores, dado que los familiares de los policías expresaron su indignación por una condena que consideran injusta, pues a lo largo del proceso consideran que quedó plenamente demostrado que los procesados no participaron en los hechos en los que Mario Alberto Castro resultó lesionado, ni estuvieron en la comandancia donde permaneció por más de ocho horas, antes de que dejara de existir.
E incluso los hoy procesados consideran que fueron sacrificados por la instancia penal como meros «chivos expiatorios», ya la procuraduría de justicia en ningún momento realizó investigación alguna para detener a los verdaderos culpables, entre los cuales pudiera aparecer el director del centro de rehabilitación del que se escapó el occiso, aparte que varios testigos declararon que previo a su detención, el occiso fue golpeado por el líder y/o ministro como le dicen al director del centro de rehabilitación.

También refirieron los testigos que los policías que golpearon al hoy occiso, aproximadamente catorce elementos, todos ellos vestían de negro, cuando los procesados, vestidos de blanco, únicamente se limitaron a trasladar al occiso del lugar de su detención a la comandancia donde muriera.

E incluso consideran que se pasó por alto la probable responsabilidad del médico legista que atendiera aún con vida a Mario Alberto Castro, ya que todos los peritos coincidieron en decir que de haber sido internado en un hospital en lugar de ser recluido en una celda, se hubiera salvado, es claro que el médico legista debe responder al respecto.

Se agrega que tanto los procesados como su defensa legal, preparan una serie de acciones y movilizaciones para buscar su liberación en el procedimiento de apelación.

Además, que existe gran indignación entre los elementos de la DSPyTM La Paz, quienes se solidarizan con sus compañeros, ya que se sienten traicionados al considerar que la sentencia fue dictada por intereses ajenos a la justicia, y manifestaron su preocupación, pues dijeron, todos están expuestos a un caso similar.

Desde el principio, el expediente fue manejado de forma irregular, pues los procesados fueron presentados en la Procuraduría bajo engaños, y detenidos ilegalmente.

Trascendió que durante la primera semana de agosto del presente año, el expediente procesal será turnado al Magistrado que resolverá de la apelación, dentro del plazo legal de 30 días que marca la ley.

¡Comparte!

* * *