Se sentían pilotos acrobáticos en pleno malecón

Héctor Miranda