Se apoderó de un lote de joyas de la casa de su patrón

Héctor Miranda