Se metió al gimnasio… pero a robar

¡Terrenos a cuatro minutos del centro de Cabo San Lucas!