Se metió al gimnasio… pero a robar

Héctor Miranda