Se metió a una yarda para apoderarse de los autoestéreos

Héctor Miranda