Se metió a la iglesia a robar un abanico

Héctor Miranda