Se le hizo fácil llevarse el carro de su patrón

Héctor Miranda