Lo mandaron traer un carro a Tijuana… pero nunca lo entregó

Héctor Miranda