Se entretenía un panadero disparando su 9 milímetros en plena calle

Héctor Miranda