Se divertían destrozando palapas en La Concha

Héctor Miranda