Se daban la gran vida pagando con pesos y dólares falsos

Héctor Miranda