Se abrió la cabeza con un esmeril de carrocero

Héctor Miranda