San Fernando, un pueblo en agonía por el narco

Héctor Miranda