Salió corriendo de Aerocalifornia con una máquina de escribir

Héctor Miranda