Quiso vender un estéreo robado… a su legítimo dueño!

Héctor Miranda