Primero agredió a los ministeriales, luego les ofreció dinero por su libertad

Héctor Miranda