Por ponerse bravo en casa hasta el Cereso fue a dar

Héctor Miranda