Por piratearse la imagen de una empresa, escritor y dentista terminaron en la cárcel

Héctor Miranda