Por atentados al pudor lo mandaron al Cereso

Héctor Miranda