Pidió auto prestado y nunca volvió

Héctor Miranda