Par de chamacos se divertían apedreando las ventanas de una casa

Héctor Miranda